Liturgia del 26 de julio

PRIMERA LECTURA
Del Libro Primero de los Reyes 3, 5.7-12

Una noche, en Gabaón, se apareció en sueños el Señor a Salomón y le dijo: “Pídeme lo que quieras”. Salomón le respondió: “Señor, Dios mío, tú dispusiste que este servidor tuyo sucediera en el trono a mi padre David, a pesar de ser demasiado joven y no tener experiencia. Tú pusiste a tu servidor en medio del pueblo que escogiste, un pueblo tan numeroso que su población no se puede contar ni calcular. Tendrás que dar a tu servidor un corazón sensato, para gobernar a tu pueblo y para discernir entre el bien y el mal. Porque, si no, ¿quién podrá gobernar un pueblo tan grande como este pueblo tuyo?”.

Al Señor le agradó la petición que le hizo Salomón y le dijo: “Por haber pedido esto, en vez de pedir larga vida o riqueza o la muerte de tus enemigos; por haber pedido discernimiento para saber escuchar y decidir, haré lo que me pides: te doy la sabiduría y el discernimiento, como nadie los ha tenido antes de ti ni los tendrá después”.

Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL
Del salmo 118
R/. ¡Cuánto amo, Señor, tu voluntad!

• El Señor es mi herencia; he resuelto guardar tus palabras. Más estimo yo los preceptos de tu boca que miles de monedas de oro y plata. R/.
• Que tu bondad me consuele, según la promesa hecha a tu siervo; cuando me alcance tu compasión, viviré, y mis delicias serán tu voluntad. R/.
• Yo amo tus mandatos, más que el oro purísimo; por eso aprecio tus decretos y detesto el camino de la mentira. R/.
• Tus preceptos son admirables, por eso los guarda mi alma; la explicación de tus palabras ilumina, da inteligencia a los ignorantes. R/.

EVANGELIO
Del Evangelio según san Mateo 13, 44-52

Aquel día, Jesús dijo a sus discípulos: “Con el Reino de los Cielos sucede como con un tesoro escondido bajo tierra, que un hombre encontró, lo volvió a esconder y de la alegría fue y vendió todo lo que tenía para comprar aquel terreno. También pasa con el Reino de los Cielos lo que pasó con un comerciante que buscaba perlas finas. Al encontrar una de mucho valor, fue y vendió todo lo que tenía y la compró.

Finalmente, sucede con el Reino de los Cielos lo que sucedió cuando unos pescadores echaron su red al lago y recogieron toda clase de pescado. Cuando estuvo llena, la sacaron a la playa, se sentaron y reunieron el pescado bueno en canastos y el malo lo tiraron. Así sucederá al fin de los tiempos. Saldrán los ángeles y separarán a los malos de los justos y los echarán al horno encendido. Así será el llanto y la desesperación. ¿Entendieron todo esto?”. Ellos respondieron que sí. Entonces les dijo Jesús: “Como ven, todo escriba que se ha hecho discípulo del Reino de los Cielos se parece a un dueño de casa que va sacando de sus cofres cosas nuevas y viejas”.

Palabra del Señor.

Open chat
1
Paz y Bien. ¿Podemos ayudarte?.