Liturgias del 20 de septiembre

PRIMERA LECTURA
Del profeta Isaías 55, 6-9

Busquen al Señor, ahora que podemos encontrarlo; llámenlo, que está cerca. Abandone el malvado su proceder, y el perverso sus malas intenciones. Vuélvanse al Señor y Él se apiadará de ellos; vuélvanse a nuestro Dios, que es generoso en el perdón.
El Señor lo ha dicho: “Mis planes no son sus planes, ni mis caminos son sus caminos. Como el cielo está por encima de la tierra, así también mis caminos y mis planes están por encima de los suyos”.

Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL
Salmo 144
R/. El Señor está cerca de los que lo invocan.
• Día tras día te bendeciré y alabaré tu nombre por siempre jamás. Grande es el Señor, merece toda alabanza, es incalculable su grandeza. R/.
• El Señor es clemente y misericordioso, lento a la cólera y rico en piedad; el Señor es bueno con todos, es cariñoso con todas sus criaturas. R/.
• El Señor es justo en todos sus caminos, es bondadoso en todas sus acciones; cerca está el Señor de los que lo invocan, de los que lo invocan sinceramente. R/.

EVANGELIO
Del Evangelio según san Mateo 20, 1-16a
En cierta ocasión, dijo Jesús a sus discípulos esta parábola:
“Con la soberanía que ejerce Dios sucede lo que sucedió con un patrón que salió muy de mañana a contratar obreros para su viña. Convino con ellos en pagarles un denario al día y los mandó a su viña. A las nueve de la mañana salió a la plaza y encontró a otros sin hacer nada, y les dijo: ‘Vayan también ustedes a mi viña, y yo les daré lo que sea justo’. Y ellos fueron. Salió de nuevo a mediodía y a las tres de la tarde e hizo otro tanto. A eso de las cinco de la tarde salió otra vez y encontró algunos ahí parados. Él les preguntó: ‘¿Por qué se quedaron aquí todo el día sin hacer nada?’. Ellos le respondieron: ‘Porque nadie nos contrató’. Él les dijo: ‘Vayan también ustedes a mi viña’.
Al anochecer, le dijo el patrón a su mayordomo: ‘Llama a los obreros y págales el jornal, comenzando por los últimos y terminando por los primeros’. Vinieron, pues, los que habían llegado a eso de las cinco de la tarde y recibieron su denario. Y al llegar los primeros pensaron que iban a recibir más. Pero cada uno recibió también un denario. Al recibirlo, empezaron a protestar contra el patrón y le decían: ‘Estos últimos solo trabajaron una hora, y los trataste lo mismo que a nosotros, que hemos aguantado el peso del día y el calor’. Él le respondió a uno de ellos: ‘Amigo, no soy injusto contigo. ¿No habíamos convenido en que te pagaría un denario? Toma tu denario y vete. Pero yo quiero darle a este que llegó de último lo mismo que a ti. ¿Acaso no soy libre para hacer lo que quiera en mis asuntos? ¿O tienes envidia de que yo sea generoso?’. Así los últimos quedarán de primeros y los primeros de últimos”.

Palabra del Señor.

Open chat
1
Paz y Bien. ¿Podemos ayudarte?.